Noticias

¡Vivan los Chiles en Nogada!

Del primero de agosto al 16 de septiembre de este año, regresa a las cocinas de ‘Del Pueblito´, la ya clásica temporada de Chiles en Nogada, que por cuarto año consecutivo festeja a México a través de no de los platillos más icónicos del país.

Más allá de la controversia de su origen, y dejando a consideración del comensal si quiere un chile capeado o sin capear, la intención de los 19 restaurantes pertenecientes a la cadena Hoteles Misión es convidar a sus visitantes un poco de la historia gastronómica del país del siglo XIX a través de los paladares, cuando los Chiles en Nogada se crearon representando la bandera del ejército Trigarante, celebrando al emperador Agustín de Iturbide; no por nada este platillo es el estandarte gastronómico nacional.

Hoteles Misión es una cadena hotelera 100% mexicana que desde hace más de 40 años, siendo fiel a su slogan de “el arte de la hospitalidad”, engalana sus mesas con la convicción de que la comida es una pieza fundamental de la construcción de la identidad mexicana, y por eso, la receta de la casa tiene ingredientes que le dan un cuerpo extraordinario como la manzana, pera, uva pasa, y acitrón, de igual forma, la dulzura de la nogada se obtiene de la vainilla de Papantla, el jerez y la nuez de castilla, todo condimentado con notas de especias como el tomillo y el orégano.

La cuarta temporada de Chiles en nogada de Hoteles Misión en sus restaurantes ‘Del Pueblito’, te espera en casi 20 plazas del país, de Torreón a Mérida y de Colima a Orizaba, pasando por San Luis Potosí, Oaxaca y Querétaro. En el estado de Guanajuato podrás disfrutar de este platillo en Misión San Miguel de Allende y Misión Comanjilla (Silao), y en la capital del estado, en Misión Guanajuato y Misión Grand Casa Colorada.

***

“La única persona que conoció Tita que podía pelar las nueces sin mostrar signos de cansancio fue Mamá Elena, cuyas actividades favoritas eran prensar, destrozar y despellejar. Ella no solo podía partir muchas nueces en pocos días, sino que gozaba enormemente esta labor (…) Para ella, era un juego de niños partil mil nueces. Esta descomunal cantidad se debía a que como para 25 chiles se necesitan pelar 100 nueces, lógicamente a 250 chiles les correspondían mil nueces. Habían invitado a la boda a 80 personas. Cada uno podría comer, si así lo deseaba, 3 chiles, lo cual era un cálculo muy decente. Se trataba de una boda íntima, pero Tita quería dar un banquete de 20 platos, y por supuesto, no podían faltar en él los deliciosos Chiles en Nogada”.1

  1. Como agua para chocolate. Laura Esquivel.

 

Por: Oscar Espinoza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *